martes, 30 de junio de 2009

Por el amor de Dios


Hay días en los que quisiera volver a ver la vida con ojos de niño. Salir a la calle y que cada minúscula cosa me sorprenda, que todo sea nuevo, que cada aroma, cada color, cada nuevo sonido me deje boquiabierto. Correr sin pensar, en un día que pareciera no tener fin, como esos de la niñez. No hay día que pase que no busque ese reencuentro con lo mágico de esa infancia pasada , pero latente aún en mí. Suelo encontrarla en la risa de los niñós, en las puertas de las escuelas, en la boleteria de aquel viejo cine al que solíamos ir, o simplemente recostado con mi ojos cerrados mientras suena un tema como el que les propongo hoy. For the love of god (1990), del maestro Steve Vai, acompañado por la Orquesta Metropolitana Holandesa. Un deleite para los oídos, un momento de relax necesario para poder trasportarnos hacia ese momento o ese lugar donde las sensaciones y las emociones viajan al unísono, donde el alma respira esa ingenuidad que tan libres nos hacía sentir. Espero les guste!

For the love of god




Si te gustó la canción, puedes descargarte el disco que la contiene pinchando aquí



6 comentarios:

silvo dijo...

Steve Vai, me encanta, es algo grandioso,esa lguien de mis favotitos, saludos

Phantom dijo...

Es un musico increible silvo,si si.virtuoso y transmite mucha emocion escucharlo.Saludos,genial que te haya gustado!

Ryoga dijo...

steve vai es un un genio,me gusta mucho todo lo que hace

Phantom dijo...

La pensamos igual ryoga.Un gran músico,de los mejores.Saludos!

Mayo dijo...

Hola, Phantom.
Me ha gustado un montón. Y realmente es fácil recrearse en las sensaciones que describes.

Gracias por compartirlo y un fuerte abrazo.

Phantom dijo...

Gracias a ti por el comentario mayo.Me alegro mucho que te haya gustado y que te hayan llegado las sensaciones.Un saludo grande!

Related Posts with Thumbnails